Mezcla de materiales de construcción, pinturas acrílicas, arenas, gravas... son la base de los cuadros. Se hacen bajo pedido y a medida, buscando siempre la conexión con el espacio y combinándolo con las piezas con la que va a convivir.